top of page

PREVENCIÓN EN CONDUCTAS ADICTIVAS DE NUESTROS HIJOS

En especial en consumo de SPA (sustancias psicoactivas)


Es importante tener en cuenta que a veces las adiciones encubren situaciones de grandes conflictos sea de índole personal, familiar y sociales y frente a estas situaciones encontramos unos factores que encubren en algunos casos las adiciones. Aquellas conductas suponen un problema de salud que hay que atajar con varias estrategias desde la institución, núcleo familiar y el buen manejo de los medios de comunicación. Como podemos ver hay varias situaciones y momentos que conllevan a generar una adición en cualquier persona todo depende en gran parte de los recursos internos y psicoafectivos y sociales que se tenga en el momento pues de allí yace el nivel de vulnerabilidad que maneja la persona, control y dependencia en la que se encuentre.


Existen factores de protección que apoyarán al adolescente frente a futuras conductas adictivas y entre los factores de protección encontramos:


Factores individuales: Inteligencia, autosatisfacción con los logros personales, capacidades sociales, seguridad en sí mismo y autoestima siendo consciente de las virtudes y aspectos por fortalecer.


Factores socioculturales: Existen en la sociedad normas y comportamientos que nos permiten conocer el buen uso de la tecnología, el control de las bebidas alcohólicas y las consecuencias y oposición al consumo de drogas en cuanto a al consumo de spa, comportamientos y normatividad que debemos de tener frente a una situación de adicción al juego u entre otra, baja permisividad.


Factores familiares: Tener apoyo familiar y fuertes vínculos familiares, normas y límites claros por parte de los padres sobre el tema del consumo de drogas, reforzar la imagen positiva del adolescente dentro de la familia, no tener acceso a las drogas en el entorno familiar (ser un modelo positivo), generar control y buen uso de las nuevas tecnologías y la importancia de conocer con que tipos de personas se relacionan sus hijos. (Amigos y círculo social).

Como familia se generan unas acciones claves frente a la prevención de conductas adictivas y son:


Hay que partir de que la familia es responsable del bienestar, seguridad y salud de sus hijos en primera instancia, de allí partimos de que son el pilar fundamental en la prevención de conductas adictivas y del cualquier tipo de consumo que se pueda llegar a presentar. La familia debe tomar todas las acciones pertinentes y dentro del margen de derechos para prevenir el consumo, impartiendo comunicación asertiva, empática y confianza bajo unas buenas relaciones familiares.


Cuando como familia nos permitimos hablar de manera clara con nuestros hijos,estamos generando prevención y manejo frente a una situación que a futuro se puede evitar, hay que saber hablar y brindar apoyo con una información valida de aquello que es y que implica temas como la adicción y entre estas una de las más impactantes y que sensibilizan la sociedad es el consumo de SPA (sustancias psicoactivas, y ¿Cómo hacerlo?, principalmente con lo anterior ya mencionado: confianza, sabiendo responder a las preguntas e inquietudes que tus hijos e algún momento conforme al crecimiento se inquietan por saber, y dentro de esto hablar sobre las drogas ysus implicaciones que tiene, sus efectos y entre otros para que así se genere un debate asertivo de lo que significa en abuso el consumo de bebidas alcohólicas o de sustancias legales e ilegales, escuchando las opiniones cuestionando si es necesario mostrando explicar las consecuencias negativas de todo lo que significa y con sus efectos dañinos o d iniciarse en el uso de las nuevas tecnologías y juegos; esto implica transmitir un mensaje claro sin tabús, sin “tapujos” todo consumo, toda adicción implica un riesgo, puede llegar a ser peligroso. Para ello demuéstrale tu afecto, tu escucha activa, transmite valores, elogia conductas saludables, predica con el ejemplo favoreciendo estilos de vida saludable piensa en esto en algunos casos “gran parte de la actuación de nuestros hijos es por imitación”. Enséñales a ser responsables de sus acciones y comportamientos a tener una personalidad construida bajo la autonomía y valor humano más no bajo la opresión o temor. Y que sepan reflexionar sobre el sentido de la palabra “amistad” si alguien te dice que tienes que hacer algo que es perjudicial para ti sencillamente no es tu amigo y facilita alternativas de ocio y tiempo libre saludables.


Así como hay unos factores de protección, también hay factores que encubren y visibilizan la causa de la conducta adictiva, como lo son los siguientes:

Factores individuales: frustraciones, problemas, carencias afectivas, crisis de crecimiento, actitudes hacia el consumo, búsqueda de sensaciones nuevas, problemas de conducta, ausencia de valores, presión social, problemas de autoestima y entre otras.


Factores familiares: dificultades para comunicarse, ausencia de pautas y de límites claros, ausencia de apoyo y momentos para compartir en familia, poca contención familiar, violencia intrafamiliar, ausencia de respeto, prácticas de algún tipo de consumo y entre otras.


Factores sociales: presión social, alternativas de ocio, marginación social, indiferencia social, falta de compromisos, ausencia de proyectos y entre otros.



Cada persona es un ser humano con distintas situaciones de vida, y distintas necesidades”


El modelo de creencias de salud plantea que “ la persona actúa de acuerdo a un grupo de creencias o percepciones, es decir que se fundamenta en modelos de conductas, teniendo como elementos fundamentales las susceptibilidad percibida, la severidad percibida, los beneficios percibidos y las barreras percibidas” (Becker y Maiman, 2008)


Partiendo del modelo anterior, se podría decir que la relación que las personas generan con el consumo de sustancias psicoactivas esta mediado por el nivel de vulnerabilidad o protección que sienten en relación al consumo, el cual se construye a través de las experiencias individuales que llevan a la aparición de diferentes creencias, que de una manera no muy consciente empiezan a definir la relación que se tiene con el consumo, las sustancias psicoactivas, las personas que consumen y las estrategias de prevención. Es por eso que identificar la manera en que percibimos el consumo debe ser el primer elemento que se debe trabajar en el abordaje de la prevención del consumo de sustancias psicoactivas o cualquier tipo de adicción que se esté presentando.


Partiendo del modelo anterior, se podría decir que la relación que las personas generan con el consumo de sustancias psicoactivas esta mediado por el nivel de vulnerabilidad o protección que sienten en relación al consumo, el cual se construye a través de las experiencias individuales que llevan a la aparición de diferentes creencias, que de una manera no muy consciente empiezan a definir la relación que se tiene con el consumo, las sustancias psicoactivas, las personas que consumen y las estrategias de prevención. Es por eso que identificar la manera en que percibimos el consumo debe ser el primer elemento que se debe trabajar en el abordaje de la prevención del consumo de sustancias psicoactivas o cualquier tipo de adicción que se esté presentando.


Piensa en esto:

· ¿Mi nivel de percepción de riesgo frente al consumo me permite tener unas adecuadas estrategias de intervención?

· ¿Qué tan positiva o negativa es mi percepción del consumo de sustancias psicoactivas? Y porque?


Las drogas son sustancias que al ser consumidas por el hombre causan cambios psicológicos y fisiológicos, aquellos que potencian en muchas ocasiones una dependencia (o adicción) en la persona que la consume, causando un deterioro físico, emocional, mental y social.

La adicción puede ser física o psicológica; la física se da cuando la persona la necesita para desenvolverse día a día en sus actividades; la psicológica cuando este crea una dependencia que busca compulsivamente o exige regularmente la sustancia puesto que en la persona se crea el pensamiento y siente que solo con la droga puede enfrentar las situaciones adversas de su vida.


Las sustancias psicoactivas afectan el sistema nervioso central ya sea “estimulándolo! (activándolo de manera extrema) o “deprimiéndolo” (disminuyendo su capacidad de funcionalidad en sus sentidos y reacción determinando así la capacidad, velocidad y pensamiento.


También en otras situaciones las drogas estimulantes, cambian el humor de la persona produciendo euforia, aceleración, estado de alerta, fatiga, cansancio insomnio e irritabilidad, cambiando completamente la percepción minimizando la memoria, pensamiento y orientación.


Que dependiendo del tipo de consumo, sustancia y momento puede llevar a generar en el sujeto alucinación (visión irreal), concentrándose así poco a poco la droga en la sangre del cuerpo de la persona consumidora; esto depende de la velocidad y la absorción con la que se distribuye el proceso de la droga y la forma como se administra sea (oral, rectal, inhalación, inyección, absorción, a través de la piel, capsulas, tabletas y entre otras, todo depende del consumo del organismo de cada persona)


Cosas que te pueden proteger: Así como hay cosas que pueden ser un peligro riesgo, hay otras que te pueden proteger de las drogas o de muchas otras cosas que resulten peligrosas para tu salud, es importante que sepas cuales son en tu caso, para desarrollar más las que ya tienes y adquirir algunas nuevas herramientas para protegerte.

Todas las familias pueden llegar a tener problemas en determinados momentos pero una familia donde la comunicación suele ser adecuada, donde se tienen límites, pero no establecidos de manera violenta o desde el temor; una familia de la cual se siente respeto y cariño, que apoya y acompaña pero que también brinda un espacio para el crecimiento personal, te puede proteger. Si en tu familia esto no pasa, es importante que lo reconozcas ante ti mismo y sepas que este es un problema que tienes que afrontar. El reconocerlo y afrontarlo también te fortalece.

Algunas consecuencias del consumo:

Físico: cambios físicos, pérdida de apetito, peso, sueño, insuficiencias respiratorias, exposición enfermedades de transmisión sexual, ulceras y entre otras.

Social y familiar: exclusión, incremento de violencia, maltrato intrafamiliar, separación (familia, pareja, amigos)

Psicológico: cambios comportamentales, pérdida de memoria, depresión, ansiedad, intentos e ideaciones suicidas, paranoia, aislamiento.

“El cuidado de la vida se basa entonces en la comprensión del carácter mismo de la lógica, de los fundamentos y expresiones de esa vida”

Si en algún momento te encuentras en una situación así, no dudes y busca orientación, estamos para ti.


Agradeciendo la atención prestada.

Atentamente,

___________________

Giselle López López

Psicóloga Institucional

81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

LA SEXUALIDAD (PROGRAMA DE EDUCACIÓN SEXUAL)

Les comparto video sobre la sexualidad, de mucha importancia y valor para verlo deben dar click en el y descargar, gracias a los integrantes estudiantes que hicieron parte de esta hermosa enseñanza.

Commentaires


bottom of page